martes, 17 de junio de 2008

Tan malo que no puedes dejar de verlo

Seguro te ha sucedido: no hay nada qué ver en la tele, vas cambiando de canal en canal cuando llega una imagen que te asalta, te toma de las greñas y no te suelta. Quieres seguir cambiándole pero la mano que tiene el control se paraliza, tu vista se pega a la pantalla y no puedes hacer nada por dejar de verla, por quitarte de ahí, ni siquiera por pensar en otra cosa y restarle atención a esa monstruosidad que no sabes cómo fue a parar en tu televisor. Felicidades, te has topado de nuevo con el fenómeno de “tan malo que no puedes dejar de verlo”, una imagen que te acompañará hasta tus últimos días, ya que a la fecha no se conoce terapia que logre borrarla del cerebro. Los científicos dicen que el llegar a una vejez con la mente a plenitud depende en gran medida de evitar encontrarse con esta clase de aberraciones, pero a como están las cosas, pocos serán quienes lo logren. Éstas son tres de las que me persiguen a diario, atrocidades a las que debo horas de insomnio y malestar.

Acompáñame.
Una película que pasan de vez en cuando, en la que una joven y hermosa Rocío Dúrcal vive una aventura al lado de un también joven Enrique Guzmán, acompañados de una anciana insoportable, cuya cara forma parte de la escena que tengo incrustada en la cabeza y que pasaré a describir. Por si nos quedaba duda de que esto se filmó en pleno furor de los sesentas, uno de los números musicales que se dan cada dos minutos a lo largo de toda la película consiste en Mercedes (Rocío Dúrcal) cantando al frente de unos imitadores de los Beatles, mientras Tony (Enrique Guzmán) y la vieja que ya mencioné disfrutan del acto. A la mitad de la canción el camarógrafo comete la barbaridad de centrar la toma en el horripilante rostro de la viejuna, quien para demostrarnos que pese a sus cien años de vida es de espíritu joven, comienza a cantar también. Las muecas que hace en ese momento son de auténtico terror. Estoy seguro que el asombro que muestra Enrique Guzmán al verla no fue para nada actuado, y que más bien se estaba conteniendo para no salir gritando “¡qué carajo está pasando aquí!”. Para bien de mi salud mental, no encontré la escena en Youtube, que de haberla encontrado, la estaría viendo ahora mismo en lugar de escribir esto.

Antes muerta que sencilla.
Qué sería de la televisión mexicana sin los canales de música grupera. Bastante me he divertido con esos videoclips que rayan en lo kitsch, cuyos realizadores tienen la sorprendente habilidad de aprovechar la tecnología de hoy para que sus obras parezcan salidas de 1992. Pero lo que he tenido oportunidad de presenciar un par de veces (produciéndome siempre el mismo efecto) está muy lejos de divertirme y muy cerca de enloquecerme. Fieles a los cánones que manda el Movimiento Duranguense de adaptar cualquier canción que se les ponga en frente, la banda Horóscopos de Durango hizo su versión de la que cantaba una niña española que por alguna razón prefería morirse a perder su supuesta complejidad. El video correspondiente es una sucesión de tomas cada una más estremecedora y adictiva que la anterior. Se trata de un par de cantantes feas cuya nariz es una extraña cruza entre un zapato y un guante de box, que cantan dando a entender lo mucho que tardan arreglándose para lucir así. Durante todo el rato las tipas se esfuerzan en poner su mejor cara de mamonas en primerísimo plano mientras se intercalan primero una y luego la otra. El nivel de horror no hace sino ir en aumento. Todo funciona en perfecta armonía (la ropa, los perros, los tecladistas, las caras en la limosina) para atentar contra tu salud emocional, y cuando crees que ya nada puede ser peor, la tortura es coronada con un vaquero bailando en cámara lenta que provoca una zozobra de las que no se olvidan. Me quedo sin palabras para seguir describiendo esta desgracia, así que si tienes las agallas, respira profundo y
velo.
El Monchis.
Hay una raza que yo creía extinta, que después de 2003 no quedaba un solo ejemplar vivo. Me refiero a ese tipo de hombres que puso de moda la lucha libre, cuyo clóset estaba conformado en su mayor parte por playeras marca NaCo. Esos sujetos muy dados a alburear y escuchar a Café Tacuba. La clase de persona a quien debemos que el chiste de que en los “teibols” se dice “y Zafiro baila aaaasiiiiii” o que todos los agentes de tránsito ordenan “aorillarse a la orilla” ya no haga gracia (no es que hiciera mucha al principio). Para mi sorpresa, Telehit tiene a dos de ellos conduciendo un programa. El Monchis es el típico show que no puede faltar en este canal, en el que los Conductores Irreverentes(TM) confirman su pertenencia a ese grupo de gente que a fin de cuentas no desapareció. Una vez que el programa está saliendo no puedo evitar verlo, y he de confesar, no sin cierta vergüenza, que me han hecho reír. Con todo y su vocabulario y su humor predecible, han logrado tenerme pegado a la pantalla sin que pueda hacer nada por salvarme de su ordinariez y no contentos con ello, me han provocado alguna risilla. Daría cualquier cosa por conocer una técnica que funcione en contra de esta especie de trance. Si tú la tienes, por favor házmelo saber.
Con todo y lo desagradable de estas situaciones, no me parecería mala idea que este blog tuviera el mismo efecto en los lectores.

10 comentarios:

Grekz dijo...

-

antes que nada... lo hice por vegeta...

Fin.

-

reyna dijo...

yo te tengo otro: carrusel.
te amo
=*

Roberto dijo...

jajajaja, el video de la de morirse sencilla o algo asi, jajajaja es cagado como todas las personas que se hacen cirujias esteticas en la cara terminan pareciendose a alfredo palacios.

Lo que dices de los que usan playeras naco es muy cierto, y normalmente se juntan en los bares de $40 de la roma, junto con los que trabajan en telemarketing, jajaja

Anónimo dijo...

Jajajaja, lo tiene, lo tiene!

Créeme :)

Yess.

rogelio garza dijo...

futa, me impresionó el caso de "Acompáñame", pude ver las muecas de la momia.

y una vez vi el Monchis, en algún restaurante con televisor. pero no recuerdo que me hayan causado gracia, tampoco que me cayeran mal...

pero estoy leyendo un libro de Douglas Coupland que se llama Life After God. En él te dice cómo puedes hacer para que las imágenes se te graben toda la vida tal y como las ves (porque la fotos y los videos nunca se parecen a lo que viste): cierras los ojos diez segundos y de pronto los abres dos tres segundos, luego los vuelves a cerrar. Por algún efecto de los ojos, esa imagen se queda como foto en tu memoria.

saludoxxx!

Radio Aurora dijo...

Leyendo tu blog y viendo que le entras a las películas del 9, has visto una que se llama "mil caminos tiene la muerte"?, de motociclistas y todo el pedo...esa era la neta.

Creo que la era de las grandes bandas ha terminado, asi como va el pedo de bandas olvidables y que las canciones se pierden en servidores y discos duros, y ya no existe esa onda de tener el disco de la banda como pieza de culto, cómo recordaran a los Arctic monkeys en unos años si no se tiene una pc o un ipod a la mano...

El metal contra las etiquetas comerciales y la nula difusión ha encontrado la forma de seguir llegandole a la gente,porque para los medios es mas agradable pasarle un video de Madonna bailando y mostrando su flexibilidad que a Dave Mustaine sudado y sin playera tocando Holy wars, y a ver que pasa con Black tide, y checare a Airbourne y gracias por pasar a comentar.

Saludos!

Sonic Reducer dijo...

Leer tu post me ha servido para confirmar que tener cinco años sin tele ha sido una decisión que no amerita el arrepentimiento. De los videos no he podido escapar, pues en una taquería que frecuento los fines de semana los pasan, pero es aquello tan pobre en concepto y tan rico en mediocridad que mejor pongo mi silla en otra dirección.

Héctor dijo...

Jajajajaja a mí me pasa exactamente lo mismo con El Monchis, yo también pensé que ya no existían y ahora no puedo dejar de ver el programa cuando me lo llego a topar, por más que quiera cambiarle... mi mano se rehúsa!

Muy buen blog

Saludos

Mijel GLLV dijo...

Igual por acá, Los monchis me causan "harta gracia"... igual no todos los días uno esta del humor necesario para recibir tal dosis de "no se como llamarle" pero si son garantía de un buen rato, cuando menos para mi.

Saludos.

Mijel GLLV dijo...

Ah y sobre el video "gruper"... no pude verlo me falta el valor, con la descripción me basta y sobra.

"Desprograma" los canales de videos gruperos de la TV, yo lo hize y desde ese día soy una persona mejor.

Saludos.